Eva Perón:-“¿por qué me deja morir Dios si yo soy lo único que tienen los pobres?”

Eva Perón, la mujer que luchó por los derechos de los “descamisados” y logró que las argentinas votaran.

Se ha escrito de Eva Perón todo lo bueno que se puede decir de una persona. También han dicho todo lo contrario: han calificado su política de populista, a ella de corrupta y déspota; y al peronismo, partido que impulsó, de tener una estrecha relación con el fascismo. Pero lo que hoy nos concierne aquí es resaltar la vida, cuanto menos entregada, de una mujer que 65 años después de su muerte sigue apareciendo en nuestros periódicos.

¿Quién fue Eva Duarte de Perón? 

Eva Duarte de Perón nació en Argentina y fue hija de una relación extramatrimonial. Empezó a ser conocida por la carrera de arte dramático que inició con la edad de 15 años y sus actuaciones. Pero fue, cuando conoció y se casó con Juan Domingo Perón, que descubrió su verdadera vocación: el activismo político. Estuvo a la sombra y a la luz de la política del peronismo o justicionalismomovimiento triunfador en Argentina gracias, en gran parte, a la figura de ella misma, de Evita Perón.
A Eva Perón le negaron ver a su padre por última vez porque era hija “ilegítima” de ese hombre, tuvo que soportar numerosas críticas durante su carrera como actriz y, posteriormente, cuando contrajo matrimonio con Juan Domingo Perón, volvieron las lenguas viperinas. Pero esta corriente de desdichas la empujó a remendar algunas injusticias.
Eva Perón nunca cumplió el rol solo de esposa y primera dama de Argentina, durante el primer mandato de su marido constituyó  el Partido Femenino Peroenfermeras-fundacion-eva-peronnista, donde sólo tendrían cabida las mujeres y cuya presidenta era ella misma. Una estrategia que tenía el fin de que las mujeres penetraran en las instituciones políticas pero que también, cumplía el objetivo de legitimar su empeño en ocupar la vicepresidencia del gobierno.
Además, creó en 1948 la Fundación Eva Perón , que canalizó las prestaciones a los más necesitados; y estuvo en la calle, en los balcones , en las manifestaciones y al lado y en los sindicatos.

escuela-de-enfermeras-eva-peron

Pasionaria y de malos humos

Tuvo que labrarse una coraza dura masculinizada, como la mayoría de las mujeres que tienen la voluntad de participar en los temas políticos, para que le permitieran participar en los mismos. La gente que trabajaba con ella destacaba su tenacidad y poca permisividad, tomándose siempre en serio los asuntos que tenía entre manos. No obstante,  el hecho de que ganara tal cantidad de adeptos a su personalidad no fue casualidad.
Eva Perón no solo se ganó la simpatía de las masas trabajadoras, sino que las agitó. Utilizó un discurso cuidado y estudiado, que combinaba argumentos que llegaban más al corazón que a la razón: “la opresión de los traidores de adentro y de fuera, que en la oscuridad de la noche quieren dejar el veneno de sus víboras en el alma y en el cuerpo de Perón, que es el alma y el cuerpo del pueblo de la patria”.

“la opresión de los traidores de adentro y de fuera, que en la oscuridad de la noche quieren dejar el veneno de sus víboras en el alma y en el cuerpo de Perón, que es el alma y el cuerpo del pueblo de la patria”.

Además aludía en numerosas ocasiones a Dios en un solo discurso, aunque en aquel momento supusiera un despropósito menor del que lo sería ahora.
Con una voz firme y grave nunca dejó de señalar la importancia de la lucha de los trabajadores y, en tono modesto, agradecía humildemente el apoyo que demostraban:  “Ustedes han sabido ser la trinchera de Perón”.  
Creó un discurso sellado con su propia marca, “mis queridos descamisados” “mis queridos compañeros”, y atrajo con todo esto una fiebre que podría ser la misma que la que tienen hacia una cantante famosa. Al fin y al cabo, salir a un balcón donde hay millones de personas no deja de ser un gran espectáculo teatral, donde la puesta en escena es tan importante como lo que se diga.
En conclusión, un discurso  sin duda de corte populista cuyos planteamientos emocionales superaban los racionales, y en los  Eva Perón, se crecía en su carisma. De lo que no hay que dudar tampoco es de que el efecto que se lograba era justo el que se pretendía: la adesión de los y las trabajadoras.

Política peronista

Cabe destacar la fijación de Eva Perón por la conquista de los derechos políticos de las mujeres, y los derechos de los trabajadores, los “descamisados”. Empujada por ella, la política peronista se basó en potenciar un Estado que regulara la economía, la cual mejoró considerablemente en los años en que Perón estuvo gobernando. Entre muchos otros logros para la clase trabajadora resaltó como novedad y triunfo la gratuidad de la Universidad. Así como la presencia del Estado en sectores estratégicos de la economía (ferrocarriles, siderurgia, energía, banca, comercio exterior, etc.). Posteriormente se demostró un bienestar social considerable en aquellos años.

Voto femenino en Argentina

Las argentinas pudieron votar por primera vez gracias a la fuerza de muchas mujeres. Pero tuvo Eva Perón que asomarse sigilosa a la puerta de las instituciones políticas para lograr que los y las ciudadanas fueran iguales en la práctica, tal como dictaba la Constitución.

“tuvo Eva Perón que asomarse sigilosa a la puerta de las instituciones políticas para lograr que los y las ciudadanas fueran en realidad tal como se velaba en la Constitución”

Se ejerció por primera vez el sufragio universal en Argentina en las elecciones del 11 de noviembre de 1951, en las que acudieron a las urnas unas 3.816.654 mujeres. De las cuales una gran parte votaron al peronismo.
evita-vota
Eva Perón vota por primera vez en la clínica donde estaba hospitalizada
“Mujeres de mi Patria, recibo en este instante, de manos del Gobierno de la Nación, la ley que consagra nuestros derechos cívicos. (…) sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas, tropiezos y esperanzas”

“Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas, tropiezos y esperanzas”

Más adelante, en 1952, ocuparían los asientos de las instituciones políticas más de 23 diputadas y senadoras. Entre ellas, en un futuro, la tercera esposa de Perón, Isabelita Perón, siendo la primera presidenta mujer de Argentina.

El D. E. P poco pacífico de Eva Perón

Eva Perón murió de cáncer de útero en julio de 1952. Una reciente investigación demuestra que pocos meses antes de su fallecimiento fue sometida a una lobotomía, que en aquel entonces se suponía un calmante a los fuertes dolores.
Su cuerpo estuvo guardado durante meses por el médico español que llevó a cabo el proceso del embalsamamiento, Pedro Ara, por miedo a que la dictadura militar lo destruyera. Después, estuvo secuestrado durante 17 años hasta que regresara a su país. Las versiones de donde estuvo el cuerpo son diversas.
Actualmente sus restos descansan en el cementerio de la Recoleta en Buenos Aires, Argentina.
Fdo: Isabel Lora García
Anuncios

Un comentario en “Eva Perón:-“¿por qué me deja morir Dios si yo soy lo único que tienen los pobres?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s