Mavis Lever, decodificadora de Enigmas

Sus hazañas descifrando mensajes nazis fueron claves durante la Segunda Guerra Mundial

A Mavis Lever se le conoció durante muchos años en Gran Bretaña como preservadora  y conservadora de jardines, incluso fue miembro de la Orden del Imperio Británico en reconocimiento a ese trabajo, pero Mavis Lever fue una experta criptoanalista que ayudó a descifrar los códigos de la máquina Enigma durante la Segunda Guerra Mundial.

Antes de empezar a relatar las hazañas de Mavis Lever en el criptoanálisis es menester decir que aunque es reconocida como criptógrafa por su trabajo en Bletchley Park, Mavis Lilian Lever no era matemática.

Mavis Lever nació el 5 de mayo de 1921 en Norbury, un pueblo al sur de Londres, su padre era un trabajador postal y su madre costurera. Ella estaba estudiando alemán en la University College London cuando Inglaterra entró en la Segunda Guerra Mundial. Durante la Guerra Civil Española había participado activamente en actos de apoyo a la población y había visto a sus compañeros unirse como voluntarios a las Brigadas Internacionales, así que cuando Inglaterra entró en la guerra decidió presentarse como enfermera voluntaria y ser útil a su país. Así es como empieza la historia de Mavis Lever, criptoanalista decodificadora de Enigmas.

mavis-lever-foto-ian-jones
Mavis Lever y una Enigma.             Foto: Ian Jones

Una “Chica Dilly”

Mavis Lever tenía 18 años cuando se presentó voluntaria como enfermera del ejército británico, pero sus conocimientos de alemán hicieron suponer a sus mandos que sería más útil en el Ministerio de Guerra Económica. Así fue como recién cumplidos los 19 años fue enviada a la Escuela de Códigos y Cifras del Gobierno  (GC&CS, en sus siglas en inglés) más conocida como Bletchley Park. Mavis Lever ha dicho sobre este momento que se imaginó así misma cual “Mata-Hari seduciendo a militares prusianos”, y con el humor que la caracteriza -el cual se deduce de sus entrevistas- señala “parece que ni mis piernas ni mi alemán eran lo bastante buenos”.

En Bletchley  Park se pone bajo la tutela y órdenes de Dillwyn Knox, reconocido criptógrafo a quien llamaban “Dilly” y que fue conocido por reclutar chicas jóvenes para interceptar y descifrar mensajes codificados  alemanes  durante la guerra, de ahí que a las chicas con las que trabajaba las llamaran “Chicas Dilly”. Mavis Lever no fue solo una “Chica Dilly”, su perspicacia e inteligencia hicieron que se convirtiera en una pieza clave en el descifrado de Enigmas.

Mavis Lever y la batalla de Matapán

La primera gran hazaña de Mavis Lever fue “romper” la Enigma italiana, lograr descifrar esta máquina fue trascendental para que los ingleses vencieran en la Batalla del Cabo Matapán. Cuando Italia entró en la guerra con el bando alemán, los ingleses sabían que los italianos habían usado la máquina Enigma durante la Guerra Civil Española y suponían que la estaban volviendo a usar, lo que no sabían era cuál era la estructura de los mensajes que usaban. Al mando de la flota inglesa estaba el Almirante Cunnigham, quien solicitó ayuda a Knox en Bletchley Park para descifrar la Enigma usada por los italianos.

El que Mavis Lever lograra “romper” la Enigma italiana posibilitó que las tropas inglesas conocieran la fecha exacta del ataque italiano e impidieran su avance.

Dilly Knox le encargó la tarea a Mavis Lever a quien le sugirió que usara la chuleta “PERX”; se conocía como chuleta a las palabras o frases que creían podían utilizar sí o sí los contrarios en el mensaje cifrado, ‘per’ significa ‘para’ en italiano y la X se usaba como un espacio entre palabras. La intuición de Mavis Lever hizo que después de varios intentos sin resultados con “perxs” probara con la palabra ‘personale’ en lugar de ‘per. Y ¡Bingo! Maris Lever descubría así la estructura de los códigos usados en la Enigma italiana. Para entender mejor la complejidad de este proceso y por ende la importancia del descubrimiento de Maris Lever puede visitar el Boletín Enigma del profesor Arturo Quirantes.

 

El 25 de marzo de 1941 un criptoanalista inglés interceptó el siguiente mensaje: “Con referencia al mensaje 53148 fecha 24. Hoy 25 Marzo es día X-3”. Ese mensaje le dio a la flota del Almirante

enigma-tim-cage
Máquina Enigma en el Museo de Bletchley Park     foto. Tim Cage

Cunnigham la fecha exacta (28 de marzo) del ataque italiano, que preveían que sucedería pero que no sabían cuándo. Además de la fecha exacta del ataque, el descifrado de la Enigma italiana hizo que los ingleses supieran la cantidad de cruceros y submarinos italianos así como su ubicación exacta en cada momento.

 

Al finalizar la batalla, John Godfrey, director de Inteligencia Naval, le dejó un mensaje a Knox: “Dile a Dilly que hemos ganado una gran victoria en el Mediterráneo, y es enteramente debido a él y a su chicas”. Aunque el Almirante Cunningham, en sus memorias, no se detiene a explicar la trascendencia de el descifrado de Enigmas en la guerra, se sabe que él  se acercó personalmente a Bletchley Park para agradecer Dilly Knox y a su equipo  su colaboración en la Batalla de Matapán.

Experta en “tacos” alemanes

Mavis Lever se refirió a sí misma como “experta en tacos alemanes de cuatro letras”, esto es debido a que una de las técnicas para descifrar los códigos alemanes era adivinar palabras de cuatro letras que eran usadas por los operadores nazis para cifrar los mensajes. A esta técnica se le conocía como cillies. Muchas veces esas cuatro letras eran un nombre de mujer (se ha llegado a decir que era el nombre alguna novia de los codificadores alemanes) y otras tacos alemanes, de ahí que Maris Lever lo contara como una anécdota.

Como experta en “cillies” Maris Lever descifró otro código gracias a su perspicacia y a su gran sentido de intuición. En una ocasión se dio cuenta que en uno de los mensajes que interceptaron no aparecía la letra L, la máquina Enigma sustituye la letra original por cualquier otra letra, con lo cual se dio cuenta que aquel era solo un mensaje para despistar al enemigo. Con la información que recabó consiguió construir otro rotor con ayuda del que más tarde sería su esposo, Keith Batey.

Mavis Lever y el “Día D”

En la ofensiva sobre Francia Mavis Lever también tuvo un papel importante. En diciembre de 1941 logró descifrar un mensaje del servicio secreto alemán enviado desde Belgrado a Berlín. Esta hazaña le permitió al equipo de Dilly Knox resolver el cableado de la Abwehr Enigma (modelo más sofisticado de Enigma que se creía irrompible). El efecto y la trascendencia de este hecho se conoció muchos años después: en junio de 1944 los generales alemanes creían que las fuerzas aliadas atacarían Calais y no Normandía, de esto estaban seguros los espías británicos gracias al avance para descifrar la Enigma alemana que descubrió Lever en 1941.

Mavis Lever, al igual que las más de 12 mil personas que trabajaron en Bletchley Park, no pudo hablar de sus hazañas hasta que se desclasificaron los documentos de la guerra en 1975.

Cabe destacar que los trabajos de Mavis Lever y Knox fueron anteriores a que Alan Turing introdujera la máquina “Bomba” en el descifrado de códigos nazis. Fueron la resistencia antes del ataque final.

En Bletchley Park trabajaron alrededor de 12.000 personas, pero su existencia se mantuvo en secreto hasta 1975, cuando se desclasificaron los documentos y periodistas, investigadores e historiadores tuvieron acceso a la documentación militar y publicaron artículos sobre aquella etapa secreta. Hasta entonces todos los que habían formado parte de Bletchley Park tenían prohibido hablar de ello. El historiador oficial de la inteligencia británica durante la Segunda Guerra Mundial, Sir Francis Harr Hinsley, dijo que el trabajo de descifrado de códigos de Bletchley Park acortó la guerra por lo menos dos años, lo cual salvó miles de vidas.

Más allá de Bletchley Park

Mavis Lever se casó con Keith Batey en 1942 y pasó a llamarse Mavis Batey, tuvieron tres hijos a los que nunca les dijeron nada sobre su labor durante la guerra, hasta que se desclasificaron los archivos. Mavis Batey dedicó sus años posteriores a Bletchley Park a investigar y preservar los jardínes de Oxford, Cambridge y el paisaje inglés, escribiendo varios libros sobre ello. En 2013 culminó el libro  “Dilly: el hombre que rompió enigmas”, sin duda su homenaje a quien fue su maestro en Bletchley Park.

Mavis Lever también incursionó en el cine, aunque fue asesorando a Kate Winslet para su papel de Hester Wallace en la película Enigma (2001).

Al morir Maris Lever, en noviembre de 2013 a los 92 años, el historiador Michael Smith dijo que había sido la mejor y “la última mujer rompedora de códigos”. Además reconoció que “era alguien especial” y que su trabajo fue crítico durante la guerra.

Por: Sara Mariella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s