Marga Gil Roësset: escultora y desconocida

Marga-escultora

 

Año 1908, Madrid, la familia Roësset ya contaba con numerosos intelectuales, entre ellos la pintora María Roësset Mosquera, pero la nueva generación traía a sus sobrinas Consuelo y Margarita.

En 1920 se registra el primer dato oficial sobre la obra de Marga. Ilustraciones publicadas junto al cuento de su hermana “El niño de Oro”, aunque hay constancia de un relato menor que le habría regalado a su madre, escrito e ilustrado por ella, con solo siete años de edad.

Solo tres años más tarde, nos trasladamos a París, vuelve a publicar junto a su hermana “Rois des Bois” (Reyes de Madera) que contiene dibujos de una Marga que con solo 15 años ya demostraba una maestría poco usual. Es más, se dice que su madre, asombrada por las favorables críticas que recibe, la lleva a visitar al escultor Victorio Macho para que tutorice el trabajo de su hija a partir de ese momento, y él, sorprendido por el estilo de la joven, prefiere no influir y le recomienda que continúe como autodidacta.
Ahora 1930, Exposición Nacional de Bellas Artes (Madrid), presenta la colección “Adán y Eva”, su primera aparición como escultora.  Continúan las alabanzas.

Y 1932, recital de ópera en paradero desconocido, Marga y su hermana Consuelo conocen a Zenobia Camprubí, traductora de numerosas obras literarias. Admiradas desde jóvenes por su trabajo, la intérprete les presenta a su cónyuge, el ya muy conocido escritor Juan Ramón Jiménez. Quién menos de un año más tarde, en julio de 1932,  se convertiría en el receptor de sus diarios donde le confesaba que estaba enamorada de él, poco después, se quitaba la vida. Y es que el acontecimiento del que se tiene mayor constancia fue el de su muerte. Tras destruir la mayoría de sus obras y dejar parte de sus diarios, donde declaraba que no alcanzaría el éxito que ansiaba y que no encontraba motivos para seguir. Este diario permanecería oculto, primero por el propio Jiménez y años después, durante su exilio, por los que lo robaron de casa del escritor. No sería publicado hasta el 2015, además del reconocimiento a la dibujante y escultora que había sido olvidada por la historia de las artes en España.

Lo que nos queda de Marga

LAS CEREZAS- Tinta china y lápices de colores sobre cartón- 37,5x29,5 cm¿Quién ha leído el principito?

Se ha teorizado sobre la posibilidad de que las ilustraciones de la famosa novela de Antoine de Saint-Exupéry , en original “Le petit prince”, fueron imitadas de los dibujos publicados por Marga Gil Roësset en “El niño de oro”.

ilustraciones marga gilPoemas sobre Marga

Se postula mucho sobre los poemas que fueron descubiertos entre todas las ideas y sentimientos que dejó registrados en sus diarios. Además, Juan Ramón Jiménez, que nunca superó del todo este suceso, presentó en “Españoles de tres mundos” a varios poemas sobre Marga y su recuerdo.

busto zenobia camprubí de marga gilSu obra

La mayoría de sus esculturas, como decíamos, fueron destruidas por ella misma. Solo se conservan 26 esculturas, 10 de las cuales copias. La última, el busto que realizó de Zenobia Camprubí. Se conservan algunas de sus acuarelas y dibujos de tinta china, además de las ilustraciones en las obras de Consuelo.

Las sin sombrero

¿Las conocéis? Así se les apodó al grupo de mujeres artistas, escritoras, pensadoras y otros oficios nacidas entre 1898 y 1914. Pertenecientes a la Generación del 27, aunque hoy pocas de ellas son recordadas.

 

*En este texto se utiliza el masculino gramatical como genérico, según los usos lingüísticos, para referirse a personas de ambos sexos.

I.B.E

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s