Matadero Cinco

o La Cruzada de los Niños

Slaughterhouse five,  Kurt Vonnegut – 1969

“Lo que quería decir es que siempre habría guerras y que serían tan difíciles de eliminar como lo son los glaciares. Desde luego, también yo lo creo. Además, aunque las guerras no siguieran siendo como los glaciales, seguirás siendo llorada, vieja muerte”.

 

“… aquellos que odiaban más la guerra, eran los que en realidad habían luchado”.

 

“Billy se ha acostado siendo un viejo viudo y se ha despertado el día de su boda”.

 

“Los dos intentaban rehacerse a sí mismos y rehacer el universo entero. Y por eso la ciencia ficción constituía una tan gran ayuda para ellos”.
“Creo que ustedes, muchachos, van a tener que inventarse un buen montón de mentiras bien dichas, o la gente no querrá seguir viviendo“.
“- ¿Qué tal va el paciente? – le preguntó a Derby
– Muerto para el mundo.
– Pero no es una muerte real.
-No.
-Qué hermoso… no sentir nada y poder acreditar que aún se está vivo. “
“Derby describió la increíble tormenta artificial que los terrícolas son capaces de crear, a veces, para que otros terrícolas vivan mejor cuando en realidad no quieren que esos otros continúen viviendo sobre la Tierra”.
“Y ese pensamiento engendraba otro: Hay que saber escoger a las personas a las que se les puede linchar. ¿Quiénes son? Las personas que no están bien relacionadas. Eso es”.
“Te parecería un sueño – dijo Billy – Y los sueños de los demás, por lo general, no son interesantes”.
“… soñó millones de cosas, algunas reales. Todas ellas fueron viajes por el tiempo”.
“… una de las cosas más hermosas que suele hacer una ciudad normal a la puesta del sol: encender sus luces una tras otra”.
“Durante años había supuesto que no tenía secretos para sí mismo. Y ahora se encontraba ante la evidencia de que tenía un gran secreto escondido en alguna parte de su interior. Y ni siquiera podía imaginar de qué se trataba”.
“Procedentes del exterior se oían unos ruidos parecidos a los pasos de un gigante. Era el estruendo que producían las bombas al estallar. Los gigantes caminaban y caminaban pero como el almacén de carne era un refugio muy seguro lo único que lograban allí era provocar, de vez en cuando, una lluvia de cal”.
“El sol era un pequeño punto malhumorado”.
“Una cosa estaba bien clara: aparentemente todos, absolutamente todos los habitantes de la ciudad, habían muerto, y cualquier objeto que se moviera no representaba otra cosa que un defecto en el paisaje. En la luna no había hombres”.
“Por temor a que muchos corazones se conmovieran – explicó Rumfoord – y pudieran pensar que no todo lo que hicimos había sido tan maravilloso”.
“Billy estaba viviendo una aventura muy común entre la gente sin autoridad alguna en tiempos de guerra: estaba intentando probar a un enemigo voluntariamente ciego y sordo que él era alguien interesante de ver y escuchar.”.
“Y las ruinas de la ciudad estaban en paz”.
“Sin embargo, según el concepto tralfamadoriano, Nathan estaba todavía vivo en alguna parte, y siempre lo estaría”.
“La figura terrestre que más se compenetra con la mentalidad tralfamadoriana es Charles Darwin, quien enseñó que los que mueren están hechos para morir, y que cada cadáver es un progreso”.
“Si es cierto que lo que Billy aprendió de los tralfamadorianos que siempre viviremos, no importa lo muertos que algunas veces parezcamos estar. No es que la idea me seduzca, la verdad. Pero, sea como fuere, si resulta cierto que me voy a pasar la eternidad visitando momentos y más momentos, me siento agradecido de que haya tantos momentos buenos”.
“Supongo que todos exigirán un mundo digno “.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s