La broma infinita (Parte I)

 

 The infinite jest, David Foster Wallace – 1996

“Mi respuesta silenciosa al silencio expectante empieza a afectar al ambiente de la sala”.
“Aumentar  el conocido pánico de sentirme rechazado y el pecho me sube y me baja. Concentro mi energía en permanecer absolutamente en silencio en la silla, vacío, mis ojos son grandes y pálidos ceros. Así he arrancado promesas a más de uno”.
“Yo te diré todo lo que tú quieras, y más si los sonidos que hago son los únicos que tú oyes”.
“Algunas cosas son interesantes. Podría, si ustedes me lo permiten, hablar y hablar. . Hablemos de cualquier cosa. Creo que se ha minimizado la influencia de Kierkegaard en Camus. Creo que es muy posible que Dennis Gabor haya sido el anticristo. Creo que Hobbes no es más que un Rousseau entrevisto en un espejo oscuro. Creo, con Hegel, que la trascendencia es absorción. Creo que les podría batir a ustedes, caballeros, sin el menor esfuerzo -digo-. No soy un creatus prefabricado, condicionado y criado para una sola función”.
“Me concentro dócilmente en la cuestión de por qué los lavabos americanos siempre nos parecen enfermerías para la ansiedad pública, el sitio para recuperar el control”.
“Esta noche y para callarte, Bubú, te diré que tengo que solucionar alguna disputas administrativas con Dios. Te diré que Dios parece tener un estilo de dirección técnica que a mí no me gusta nada. Yo soy bastante anti muerte. Y Dios da toda la impresión de ser bastante pro muerte. No sé cómo nos vamos a poner de acuerdo al respecto él y yo, Bubú”.
“… la mañana es la noche del alma. Psíquicamente, es el peor momento del día. De noche, él enciende a tope el aire acondicionado del apartamento, y aun así se despierta casi todas las mañanas empapado, encogido en posición fetal, sepultado en ese tipo de oscuridad psíquica en la que resulta aterradora cualquier cosa que a uno se le pase por la cabeza “.
“El sol es como una visión del infierno a través de una siniestra cerradura”.
“Utilización total de los recursos disponibles = inexistencia de restos públicamente detectables”.
“La experiencia americana parece sugerir que la gente carece virtualmente de límites en su necesidad de entregarse a varios niveles. Algunos prefieren hacerlo en secreto”.
“No se trata del miedo per se, miedo a que lo descubran. Más allá, todo se vuelve demasiado abstracto y enredado para conducir a alguna parte, medita Hal. Como la mayoría de los norteamericanos de su generación, Hal suele saber mucho menos sobre por qué se siente de una forma determinada en relación a los objetos y metas que se ha marcado que sobre esas mismas metas y objetos. Ni siquiera es fácil decir con seguridad si esta tendencia es excepcionalmente mala”.
“El propósito de todo esto es que resulta mucho más fácil arreglar algo si lo puedes ver con tus propios ojos”.
“En ciertos detalles domésticos la gente se comporta de un modo tan idéntico que Gately a veces se siente raro, como si estuviera en posesión de ciertos hechos importantes y privados a los que no tendría que tener acceso nadie. A Gately le pesa más en la conciencia la posesión de algunos de estos importantes hechos privados que el quedarse con objetos de los demás”.
“Se trata de uno de esos desagradables estados oníricos opioides y febriles, más un estado de fuga que de sueño propiamente dicho, menos que flotar que de estar a merced de oleajes turbulentos, empujado y arrancado brutalmente de este duermevela en el que aún le funciona la mente y entonces se puede preguntar si está dormido incluso cuando aún está soñando. Y los sueños que él pueda tener son discontinuos, rasgados e incompletos. Es literalmente un «dormir despierto» enfermizo, la clase de fuga incompleta de la que se despierta con una especie de porrazo psíquico, luchando por sentarse, convencido de que se ha colado alguien en la habitación “.
“Estoy empezando a ver que la sensación que producen las peores pesadillas, una sensación que no se puede experimentar dormido ni despierto, es idéntica a la mismísima forma en que se manifiestan esas peores pesadillas: la toma de conciencia intraonírica y repentina de que la misma esencia y el mismo meollo de las pesadillas han estado siempre presentes en uno, incluso cuando se está despierto… simplemente … no se es consciente de ellos; y luego ese intervalo horroroso entre darse cuenta de lo que no se es consciente y volver el rostro para ver lo que siempre ha estado allí, todo el tiempo”.
“Los médicos tienden a entrar en la arena de la práctica de su profesión con un decidido  buen humor que deben refrenar y enmudecer un poco cuando la arena en la que entran es el quinto piso de un hospital, una sala psiquiátrica, donde un decidido buen humor representa una forma de mal gusto”.
“Al igual que la mayoría de los pacientes clínicamente deprimidos, parecía funcionar mejor cuando estaba concentrada en una actividad que cuando estaba inactiva. Su normal parálisis hace que estos pacientes se coman literalmente el cerebro. Pero siempre representaba una lucha titánica conseguir que hiciesen algo para concentrarse”.
 “Es como si no lograra encontrar nada fuera de esa sensación, así que no sé cómo llamarla. Es más horror que tristeza. Es más como horror. Es como si algo horrible estuviera a punto de suceder, lo más horrible que una se pueda imaginar, no, peor que lo que una pueda imaginarse porque está también la sensación de que tienes que hacer algo ya mismo para detenerlo, pero no sabes lo que se debe hacer y entonces sucede también, todo el tiempo, está a punto de suceder y al mismo tiempo sucede”.
“La resolución abstracta que ahora reflejaba su semblante era una réplica de la expresión que había puesto el médico cuando se la jugó pidiéndole que se sentara”.
“Parte de la sensación es como estar dispuesta a hacer lo que sea para que se vaya”.
“Pienso en todo este mito de eficacia sin ninguna pérdida que está creando este continente de naciones que habitamos. – Expulsa el humo -. ¿Sabes qué es un mito?”.
“Entonces, ¿dónde está su camino más corto? ¿Dónde está entonces la línea recta y eficaz de Euclides? ¿Y cuántos dos puntos hay que no tengan algo atravesado en el camino?”.
“El problema de Schtitt: como ,la mayoría de los europeos de su generación, anclados desde la infancia a una serie de valores permanentes que pueden llegar a tener un tufillo de potencial protofascista, pero que de cualquier modo atrapan finamente el alma y la forma de vivir (cosas del Viejo Mundo como el honor y la disciplina y la lealtad a una entidad mayor), a Gerhart Schtitt no le disgusta tanto el moderno Estados Unidos ONANizado, sino que más bien le parece cómico y aterrador al mismo tiempo… Schtitt fue educado en un Gymnasium pre unificación con la idea más bien kantiano – hegeliana de que los deportes juveniles sirven básicamente para entrenar a la ciudadanía y que se trata de aprender a sacrificar los estrechlos imperativos del Yo en aras del imperativo mayor de un equipo”.
“Un Estados Unidos de una moderna América donde el Estado no es un equipo ni un código, sino una especie de torpe intersección de deseos y miedos, donde el único consenso público que debe respetar un chico es la primacía reconocida de perseguir sin más esta idea plana y corta de miras de la felicidad personal”.
“Compites con tus propios límites para trascender al yo en imaginación y destreza”.
“… la guerra inacabable de la vida contra el yo sin el cual no puedes vivir”.
“Schtitt cae entonces en la clase de silencio de alguien que está disfrutando al rebobinar mentalmente y volver a escuchar lo que acaba de decir”.
“Aquí estoy, abrumado por la ingenuidad histórica de tu nación”.
“Elige tu templo de fanatismo con suma atención. Lo que vosotros quisierais cantar como amor trágico es un vínculo mal elegido”.
“Todo lo que vosotros denomináis libre elección depende de cuál es vuestro templo”.
“Tú supones que siempre se trata de un opción, de una decisión consciente. ¿No es algo ingenuo, Rémy? ¿Acaso tú te sientas junto al libro mayor de tu contable y entonces decides sobriamente qué amar? “.
“… te conviertes en un esclavo que se cree libre. Es la esclavitud más patética. Nada de tragedia. Nada de canciones. Crees que morirías dos veces por un tercero, pero en verdad solo morirías por ti mismo, por los sentimientos de tu ser”.
“El odio que se siente por el trabajo al final del día no es más que una parte del trabajo”.
“El axioma del sistema es la desigualdad. Todos conocemos cuál es nuestra posición respecto a los demás”.
“La razón de ser de la repetición es la falta de razón de ser”.
“… y servidor vuelve a sentir esa sensación frío de superalerta y peligro, uno se mete en inmensos peligros en esta puta vida de mierda porque es una cacería que nunca acaba y te fatigas demasiado para seguir con el hábito que nunca acaba…”.
“Esta ciudad está construida con cristal y luz”.
“Y, tal y se ha dicho hasta ahora en nuestra clase, nosotros, como audiencia norteamericana, hemos favorecido al héroe corporativo, estoico y de una probidad reactiva; algunos podrían argumentar que hemos quedado «atrapados» en la ambigüedad moral reactiva de la cultura post y posposmoderna”.
“Las viejas y buenas conversaciones solo verbales de antaño te permitían suponer que la persona del otro extremo de la línea te prestaba toda su atención mientras que a ti te tenía sin cuidado lo que ella dijera”.
“… incluso mientras dividías tu atención entre el teléfono y toda una serie de pequeñas actividades, nunca te sentías acechado por la sospecha de que la atención de tu interlocutor podía estar tan dividida como la tuya. … La videotelefonía hizo imposible esa fantasía”.
“Tu madre es de esa nueva generación que se mueve a contracorriente del grano de la vida y de su tendencia y ondulación naturales”.
“Mamá vino a ver tantos partidos que al final ya no significaba nada que viniera”.
“Nada te toca cuando todo está bien”.
“He aquí cómo ganar, pero luego”.
“Ten un padre cuyo propio padre perdió lo que estaba ahí. Ten un padre que cumplió su propia promesa y luego encontró una cosa tras otra y superó las expectativas de su propia promesa y no pareció estar mucho más feliz ni más seguro que su propio padre fracasado”.
“He aquí cómo no pensar en nada de esto practicando y jugando hasta que todo funciona con piloto automático y el ejercicio inconsciente del talento se convierte en un modo de escaparse de ti mismo, un prolongado sueño despierto de puro juego”.
“Trata de aprender a conseguir que lo injusto te alecciones”.
“He aquí cómo sentarse en los molestos estrenos de las primeras películas artísticas de tu padre, rodeado por el agrio humo de cigarrillos extranjeros y por conversaciones tan pretenciosas que literalmente no las puedes creer y estás seguro de que has oído mal”.
“Lo que es injusto puede ser un maestro severo pero de valor incalculable”.
“Espera pesadillas. Vienen con el territorios. Intenta aceptarlas. Déjalas que te enseñen”.
“Si eres un adolescente, he aquí la clave para no ser un gilipollas del todo ni un buen chico del todo: no seas nadie. Resulta más fácil de lo que piensas”.
“Acepta el hecho de que el Juego se basa en el miedo controlado. Que su finalidad es sacar de ti lo que tú esperas que no vuelva”.
“El ruido de una puta mente en el instante del colapso”.
“El Cuerpo Facultativo le informará de que esto se debe a que la piel es en realidad el órgano excretorio más potente del organismo. O de que los corazones de los alcohólicos crónicos se hinchan hasta alcanzar casi el doble del tamaño de los corazones humanos normales, y jamás recuperan su tamaño original”.
“Que algunas personas jamás simpatizarán contigo, hagas lo que hagas. Y que la mayoría de los adultos civiles no adictos han asumido y aceptado este hecho a una edad bastante temprana”.
“Que por más inteligente que te creas, eres siempre mucho menos inteligente que eso”.
“Que dormir puede ser una forma de escape emocional y que con un esfuerzo sostenido se puede abusar de esa actividad”.
“Que la falta intencionada de sueño también puede ser un escape emocional del que abusar”.
“Que el aislamiento no es una función de la soledad”.
“Que es posible enojarse tanto que realmente llegas a verlo todo rojo”.
“Que la validez lógica no es garantía de verdad”.
“Que la gente mala nunca piensa que es mala, sino más bien que todos los demás son malos”.
“Que te importará muy poco lo que los demás piensen de ti cuando te des cuenta de lo poco que piensan en ti”.
“Que concentrarse intensamente en cualquier cosa es un trabajo muy duro”.
“Que la mayoría de la gente adicta a una Sustancia también es adicta a pensar, lo cual significa que mantienen una relación compulsiva y enfermiza con su propio pensamiento. … Que el noventa y nueve por cierto del pensamiento de los pensadores compulsivos versa sobre sí mismos; que el noventa y nueve por ciento de este pensamiento sobre sí mismos consiste en imaginarse y luego aprestarse a las cosas que están a punto de sucederles… En pocas palabras, que el noventa y nueve por cierto de la actividad de esa cabeza consiste en acojonarse a sí misma”.
“Que a la gente a la que hay que tener más terror es a la gente aterrorizada. Que se necesita mucho valor para mostrarse débil. Que no hay que pegarle a nadie aunque se tengan muchas ganas de hacerlo. Que ningún instante individual y concreto es en sí mismo insoportable”.
“Que los demás pueden ver en ti cosas que tú ni siquiera sospechas, incluso aunque sean estúpidos”.
“Que la «aceptación» es por lo general un asunto de cansancio más que de otra cosa”.
“Que, perversamente, a menudo es más divertido querer algo que poseerlo”.
“Que todo el mundo es idéntico en su secreta y callada creencia de que en el fondo es distinto de todos los demás. Que eso no es necesariamente perverso”.
“Lo que parece la salida de la jaula no son más que los barrotes. Las redes del atardecer”.
“Ella ha perdido la capacidad de mentirse a sí misma sobre ser capaz de dejarlo o incluso de disfrutarlo. Ya no delimita el vacío”.
“A los enjaulados y a los suicidas les cuesta una barbaridad imaginarse a alguien que se interese apasionadamente por algo”.
“En la época en que le empezaron a temblar las manos durante esta parte del procedimiento de cocción; se dio cuenta de que esto le gustaba más de lo que cualquiera pudiera disfrutar y luego seguir con vida”.
“… la vida es básicamente la larga búsqueda de un cenicero”.
“¿Son los hechos abstractos, o no son más que representaciones abstractas de cosas concretad?”.
“Trauma es lo que se decidió de forma consensual”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s